Porque Tengo Hígado Graso Si Soy Delgada

Porque Tengo Hígado Graso Si Soy Delgada
Califica este Post

Nuevamente estamos aquí estimado lectores, en esta oportunidad para hablarles de un tema de salud que es muy interesante. En este caso vamos a hablar del hígado graso en las mujeres. De seguro si eres una mujer flaca y sufres de esta afección te habrás hecho la pregunta porque tengo hígado graso si soy delgada.

Lo que se conoce como hígado graso es que es una enfermedad la cual produce acumulación de la grasa en el hígado. Ahora bien si quiere profundizar un poco más en el tema, sigue con nosotros.

Porque Tengo Hígado Graso Si Soy Delgada

Porque Tengo Hígado Graso Si Soy Delgada

La enfermedad del hígado graso no alcohólico o conocida por sus siglas en inglés como NAFLD, se ha considerado ampliamente como una manifestación del síndrome metabólico en estrecha relación con la obesidad. De hecho, aunque la obesidad es indudablemente uno de los principales factores de riesgo para el hígado graso, desde su primera descripción se sabe que también puede ocurrir en sujetos delgados.

Para entender esta afectación un poco más vamos a hablar del azúcar. Básicamente hay 2 tipos principales de monómeros o moléculas de azúcar, la glucosa y la fructosa. Otros azúcares como lactosa, sacarosa son disacáridos hechos de glucosa y fructosa.

Cuando comes glucosa, se absorbe en tu torrente sanguíneo y va a alimentar tus músculos, cerebro, etc. Si hay demasiado, tu páncreas produce insulina adicional para decirle a tu cuerpo que almacene esa glucosa en forma de grasa, la cual es principalmente subcutánea. Obviamente ha sido una explicación muy simplificada para poder entender mejor este proceso.

Cuando comes fructosa, parte de ella se convierte en glucosa antes de la absorción y el resto va directamente a su hígado.

En el hígado, esta se cambia o se transforma a uno de los siguientes dos compuestos más:

  • Glucógeno.
  • Triglicéridos, los ácidos grasos.

Si su hígado se agota de glucógeno, por ejemplo después de un entrenamiento de resistencia dura, la mayor parte de la fructosa irá a reponer el glucógeno, lo que no es un gran problema.

Sin embargo, si por otro ladoya tienes suficiente glucógeno o si comes mucha fructosa en una forma de rápida absorción, por ejemplo como HFCS o néctar de agave, entonces se convertirá principalmente en triglicéridos.

También debes Leer  Porque Tengo Parásitos En El Ano | Síntomas Prevención y Remedios Caseros para Combatirlos

Algunos de esos triglicéridos se liberarán en el torrente sanguíneo, ya sea para almacenarlos en forma de grasa, dependiendo de la cantidad de insulina que haya estado circulando o para quemarlos como combustible, dependiendo de la cantidad de trabajo que estén haciendo su cuerpo y su cerebro, suponiendo que no haya mucha insulina flotando alrededor.

El resto, por supuesto, se almacenará allí mismo en el hígado en caso de que su cuerpo alguna vez los necesite.

Entonces, si usted no hace suficiente ejercicio para demandar esos triglicéridos de su hígado, y para ser justos, son liberados del hígado por lo general antes de que sean liberados de sus células de almacenamiento de grasa, la grasa se acumula con el tiempo y usted va a obtener hígado graso.

Por lo tanto, cuando ve a alguien delgado que sufra de hígado graso (sin alcohol)  generalmente significa que ha estado recibiendo demasiada fructosa y no ha estado haciendo el tipo de ejercicio necesario para quemar el glucógeno  o los triglicéridos del hígado.

Por lo general, el ejercicio de resistencia, pero el entrenamiento por intervalos y el entrenamiento con pesas también pueden contribuir, dependiendo de la duración y el formato del entrenamiento total.

Dicho todo esto, es más o menos difícil contraer la enfermedad del hígado graso de fuentes no licuadas. Efectivamente, las frutas sí tienen fructosa y también lo tienen muchas otras cosas.

Pero si se consume en forma completa, la absorción es más lenta y el volumen de los alimentos generalmente limita la dosis total.

En general, el problema es con los azúcares líquidos, especialmente los azúcares altos en fructosa aunque en algunos estudios seha sugerido que la fructosa junto con la glucosa puede ser incluso peor para su salud, y probablemente no conduzca al combo de adelgazamiento  con NAFLD.

Alimentación General Para El Hígado Graso

Ahora ya conociendo un poco más de esta enfermedad, vamos a hablar en específico de su tratamiento. Entonces el tratamiento normal para la enfermedad del hígado graso, ya sea relacionado con el alcohol o no, es trabajar hacia un peso saludable a través de la dieta y el ejercicio.

Así que en este punto es muy importante ver los alimentos que deberían de formar parte de tus platos diariamente.

También debes Leer  ¡Tengo Granos En La Cara! ¿Qué Me Los Causa?

En general, los alimentos que combaten el daño celular, hacen que sea más fácil para su cuerpo el uso de insulina o que la inflamación más baja puede ayudar a revertir la afección.

Dado que cada persona es diferente, lo recomendable es trabajar con su médico para idear un plan de alimentación adecuado para usted.

Una Dieta Mediterránea

Aunque originalmente no estaba destinado a personas con enfermedad de hígado graso, este estilo de alimentación combina los tipos de alimentos que ayudan a reducir la grasa en el hígado, estos son las grasas saludables, los antioxidantes y los carbohidratos complejos.

Las cosas que comúnmente deberásver en la mesa, es decir  las que deberías buscar incluyen:

  • El pescado.
  • Las frutas.
  • Los granos.
  • Las nueces.
  • El aceite de oliva.
  • Los vegetales.

Las Grasas Adecuadas

Tus células usan glucosa, un tipo de azúcar, para obtener energía. La hormona insulina ayuda a que la glucosa de los alimentos digeridos llegue a las células.

Las personas con enfermedad de hígado graso a menudo son resistentes a la insulina. Sus cuerpos producen insulina, pero no funciona bien. La glucosa se acumula en la sangre y el hígado convierte ese azúcar extra en grasa.

Ciertas grasas en su dieta pueden mejorar su sensibilidad o la capacidad de usar la insulina. Sus células pueden absorber glucosa, por lo que su hígado no necesita producir y almacenar grasa.

Por ejemplo tenemos los ácidos grasos como el Omega-3 que se encuentran en el pescado, aceite de pescado, aceites vegetales, nueces, semillas de lino, aceite de linaza, y verduras de hoja verde.

Las grasas monoinsaturadas son abundantes en fuentes vegetales, como aceitunas, nueces y aguacates.

Sin embargo, aléjate de las grasas saturadas. Coma menos carne y productos lácteos. Evite los productos horneados y los alimentos fritos hechos con aceite de palma o de coco. Estos conducen a más depósitos de grasa en el hígado.

Los Antioxidantes

Otra razón por la que aumenta la grasa es que las células del hígado se pueden dañar cuando los nutrientes no se descomponen adecuadamente.

Las semillas de girasol y las almendras son buenas fuentes de vitamina E. También lo son los aceites líquidos a base de plantas con grasas monoinsaturadas, otra razón para cocinar con aceite de oliva o canola.

Los científicos están ensayando otros tipos de alimentos y otros suplementos que son antioxidantes para lograr si pueden ser buenos para el hígado:

  • El ajo crudo puede mejorar la resistencia a la insulina y ayudar a su cuerpo a descomponer las grasas.
  • El té verde, en modelos experimentales, disminuyó el aumento de peso, los niveles de grasa corporal, la resistencia a la insulina y más. Pero aún no se ha probado en personas.
  • La baya Goji, una planta que se usa a menudo en la medicina china, puede adelgazar el tamaño de su cintura.
  • El resveratrol, que proviene de la piel de las uvas rojas, puede ayudar a controlar la inflamación. Los estudios contradictorios sugieren que su efectividad está relacionada con la cantidad que toma.
  • El selenio es un mineral que se encuentra en nueces de Brasil, atún y ostras. La mayoría de las personas recibe suficiente en su dieta.
También debes Leer  Porque Tengo Llagas En La Boca y En La Lengua

La recomendación es que consulte con su médico antes de tomar cualquier suplemento o medicamento.

Elige Tus Carbohidratos

Demasiado azúcar simple acelera el proceso en el cual su hígado convierte los alimentos en grasa. Evite los dulces, los refrescos regulares y otros alimentos con azúcares añadidos, incluido el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Elija cosas naturalmente dulces, como la fruta en su lugar.

Los carbohidratos complejos, como los que tienen mucha fibra, son más seguros. Tienden a tener un índice glucémico bajo, por lo que se digieren más lentamente y su azúcar no inunda su cuerpo. Eso puede ayudar a aumentar la sensibilidad a la insulina y reducir el colesterol en la sangre.

Bueno después de las líneas anteriores ya conoces  un poco más del hígado graso y como comentamos, es posible que se desarrolle en personas delgadas, a pesar de que la obesidad es uno de sus factores de riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *